♥Thanks to all♥

sábado, 21 de marzo de 2015

La amistad

La amistad, algo tan apreciado por el ser humano. Quien tiene un amigo tiene un tesoro. En este mundo donde vagamos solos para encontrar nuestra felicidad es muy importante tener un acompañante, el ser humano es un ser sociable que necesita estar integrado en la sociedad, sociabilizarse.
En los tiempos que vivimos, sin embargo, donde abunda la desconfianza y el egoísmo, es muy difícil encontrar la verdadera amistad. El ser humano a veces peca de ir hacia un destino por su propio beneficio, hacer o no hacer algo simplemente porque nos aporta algo bueno y evadimos las cosas que nos perjudican. Pero la amistad no se trata de eso. La amistad, para mí, consiste en ayudar a otra persona sin esperar nada a cambio. El beneficio es ver la felicidad de la otra persona al realizar algo por él, por ejemplo cuando damos un consejo a un amigo, no lo hacemos porque nos aportará algo bueno o malo sino por la satisfacción de saber que eso que le hemos dicho será beneficioso para nuestro amigo. La traición es otro elemento que el ser humano tiene presente, de nuevo guiado por el egoísmo, por la satisfacción propia.


 Por estos motivos el ser humano aunque está rodeado de personas, le es difícil encontrar a alguien que pueda llamar amigo. Sin embargo, no hay que perder la confianza en que podamos encontrar a una persona que podamos considerar nuestro amigo durante nuestro camino en la vida. Tal y como el ser humano tiene defectos como el egoísmo, la desconfianza, la traición, etc., tiene muchas virtudes como la solidaridad, la empatía, la confianza, etc. En cuanto a esto último, la confianza, sólo depende de uno mismo. A veces el humano también peca de cotilla, cuando por ejemplo escuchamos algo que alguien ha dicho, luego tenemos la necesidad de contarlo, aunque no estemos seguros si lo que escuchamos es realmente cierto. Cuando este cotilleo viene referido a un amigo, ahí es cuando la confianza juega un papel muy importante. Como Sócrates bien dijo, ese cotilleo debería  pasar por un triple filtro. Este consiste en filtrar hasta tres veces lo que la otra persona  va a contar de nuestro  amigo. El primer filtro se refiere a la verdad, si lo que se cuenta es verdad. El segundo filtro se refiere a la bondad, si lo que se va a contar es bueno. El tercer filtro se refiere a la utilidad, si lo que se va a contar nos sirve de algo. De este modo, concluye Sócrates, si lo que se va a contar no es cierto, ni bueno y además no me es útil, ¿para qué querría yo saberlo?. Con esto Sócrates nos quiso decir que no debemos perder a un amigo por un malentendido o por comentarios sin fundamento. Pues un amigo es un bien preciado. 

No hay comentarios: