♥Thanks to all♥

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Lo que da de sí una clase con Alicia...

Tengo una ola de sentimientos y emociones... la cual no me deja pensar con claridad. Tengo nublada la vista, estoy de mal humor a todas horas y no puedo hacer nada contra ello. En vez de gritar y pedir ayuda, me quedo encerrada en mi pequeño mundo. Mi ego, el cual es grande en este instante, no me deja respirar, me asfixia.
Yo, quien creía conocerme en profundidad, me doy cuenta que en absoluto, me queda mucho por conocer. Cada día aprendo más y eso me desconcierta.Cuanto más me acerco a ver mis luces, más veo mis sombras. Y si puedo verlas yo, los demás también pueden. Pero no quiero esconderlas, son mías y no me avergüenzo. Tengo que aceptarlas y vivir con ellas o sino me comerán. "Esto también soy yo".

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Para mi yo del futuro



Disfruta, corre, salta, ríe, pero ríe a carcajadas de esas que luego te duele el estómago. Si quieres hacer algo, hazlo. No pienses, sino sabemos tu y yo, que luego no lo haces, porque puede no beneficiar a todos y por el y si... ¿pues sabes que te digo? ¡que les den! que le den al y si.. y a todos. Es tu vida y solo la vas a vivir una vez, es muy típica esta frase, lo sé, pero lee esa frase y verás que hay mucho más detrás. 
Te van a dar muchos consejos, que los escuches o no ya es tu decisión, si tienes que cometer errores ¡comételos! no somos perfectos y no pretendas serlo. Puedes ver ese error como algo negativo y torturarte o verlo como una lección de vida, para saber qué quieres y lo que no en tu día a día. 
Los errores son los que nos identifican y los que nos hacen ser como somos. Pero no olvides que no puedes encerrarte en ti misma y pensar que todo el mundo es así o asao, si lo piensas en algún punto, te equivocas. Todos tenemos ese "algo" que nos hace ser diferentes, especiales a nuestra manera. Como dicen, no hay dos personas iguales. 
Eso es lo "divertido". Todos somos diferentes, como pequeñas piezas de puzles, tan diferentes.. pero en algún momento de este enorme rompecabezas, encajamos de alguna manera con momentos, lugares y personas. Personas que son totalmente diferente pero a la vez muy semejantes a nosotras. Personas con sentimientos muy parecidos, de soledad, de locura, de mal humor y mal carácter, personas en las que te identificas tanto que te gustaría darles un abrazo y susurrarles: "sé como te sientes, basta, eres especial, eres único".
Arriésgate más, pues el que no arriesga no gana. Puede que pierdas o no, pero nunca te quedes con el "qué hubiera pasado si..."
Ama, ama con todo tu corazón, sin temor a perder. Ábrete a él, se sincera, se justa, asertiva, cariñosa... no tengas miedo a ser rechazada o no ser correspondida de la misma forma. Todo llega. Se paciente.
Llora, suelta todo lo que llevas dentro. No te guardes nada. Suéltalo todo, confía en ti misma y en los demás. No te avergüences NUNCA de dejar salir tus sentimientos más escondidos y si hace falta llorar, hazlo sin pudor. 
En definitiva, se tu misma. Eso no significa que puedas cambiar cosas pero siempre respetándote a ti misma. Vive, ama, ríe, llora, corre, vuela, baila, canta...

Perdida en el océano de tus ojos


Acorralada como un ratón el que ve como su presa, el gato, le ha dejado sin otro destino más que el de ser devorado.
Pero y ¿que pasa si el ratón se encariña con ese gato?
 Es un gato robusto, negro, de ojos enormes y grandes patas. Menea el rabo triunfante y ronroneando ante su gloria se acerca al ratón, preguntándose por qué ese diminuto ratón,de orejas puntiagudas, naricita redonda, bigotes grandes y patitas torpes, no corre, no huye ante su presencia. Se miran embelesados, en el momento en el que el gato empezó a ronronear, ¡oh! ese dulce ronroneo. Es melodía para el ratoncito. En ese momento el gato se dio cuenta de que el diminuto ratón meneaba sus dulces bigotitos al compás de su ronroneo, ¿era imaginación suya?...
¡No podía comerse a ese pobre ratoncito! Fingió tropezarse para darle ventaja al ratón pero vio como éste seguía sin pestañear y entonces empezó a gimotear, finjiendo una vez más.
Como por arte de magia el ratoncito empezó a correr, el gato se dio media vuelta para echarle un vistazo, y vio como su pequeña y delgadita colita iba haciendo zig-zags. ¡Que adorable!, pensó.
Dicen que no puedes evitar tu destino, pero y si su destino no era el de cazar al ratón, sino todo lo contrario, dejarlo vivir...

jueves, 21 de abril de 2016

-Arriésgate -le dijo el corazón a la razón.
-¡No!, vamos a acabar perdiendo, lo sabes -le contestó la razón.
-¡Que más da!, es tan dulce, tan atento, tan guapo, tan sexy, tan tan tan... -rebatió el corazón.
-¡Basta!, NO es un no...¿cuánto estás dispuesto a perder?yo paso, me largo, ahí te quedas, esto no es coherente...
-Pero... no lo niegues, ¿no te hace sentir como si estuvieras en las nubes?, por una vez hazme caso y sígueme el rollo, ¿si? -el corazón rogó.
-Si, si, si...no. Es suficiente, no me mires con esos ojos de corderito, si quieres, embárcate en esto tú solo -paso a paso, minuto a minuto, la razón se iba alejando cada vez más.


Y en ese justo momento dejé atrás mi sensatez, visto lo visto no me ha ido muy mal, aunque a veces se me vaya la pinza. Es cierto que hubo momentos en los que estaba aterrada, pero tu cariño me envolvía por completo y no veía mas allá de ti.
Hoy lo agradezco, agradezco que me abandonara la razón pues con ella no hubiera podido avanzar. No podría haber visto todas las cosas bonitas que nos esperaban, solo los pero.
Cada día gano más y más.

-Gracias por tu decisión, pequeño valiente -le murmuro al corazón.

To be continued....

martes, 22 de marzo de 2016

ღღ

Es increíble lo cómoda que me siento a tu lado, como si te conociera de toda la vida. Haces que te quiera contar cosas que nunca se las había dicho nada y eso me sorprende. Hago o pienso cosas que jamás se me habían pasado por la cabeza. Me transmites una tranquilidad inexplicable con tan solo mirarte.
A veces tengo miedo, miedo de perderte, de que me dejes de querer, de que algún día no te parezca atractiva... miedo de una lista innumerable de cosas... Soy tan vulnerable, sin embargo cuando estás cerca de mi todos esos pensamientos se esfuman, como por arte de magia.
Soy tan inestable algunos momentos, pero cariño, esta soy yo. Para bien o para mal, te estoy mostrando cómo soy en realidad, mis luces y mis sombras. Puedo ser muy terca, borde, indecisa, torpe... y al otro día soy comprensiva, dulce, decidida y torpe ( porque eso sí es siempre así). En resumidas cuentas soy muy cambiante y lo reconozco, pero si no fuera así, sería una persona muy aburrida, ¡¡admítelo!!.
Me encantas tal y como eres, no me canso de decírtelo. Odio cuando dices que estás feo o dices cosas negativas sobre tu cuerpo, yo no te veo así.
Estás en mi mente a todas horas, cuando intento estudiar, cuando como, cuando estoy con mis amigos e incluso cuando duermo. Dios mío, ¿vuelvo a tener 16 años? jaja. Es eso o estoy perdiendo totalmente la cabeza.
Ay que ver todo lo que he escrito en una mijilla y todo para decir una única cosa... ti amo, amore mio 

miércoles, 3 de febrero de 2016

Siempre pensé que el amor no era para mi. Estoy llena de cicatrices que no se ven, pequeñas heridas que hacían que desistiera de encontrar a alguien decente y que me quisiera como yo quiero que me quieran. Hasta que llegó él.
Al principio estaba confusa, llena de curiosidad pero al vez no me apetecía saber por qué me era imposible no mirar a su sitio en la clase (aunque fuera solo una vez).Cuanto más sabía de él, más curiosa me volvía y más impaciente me volvía por saber el por qué. "¿Por qué me gusta?" fue lo que me pregunte un día, me sorprendí a mi misma con esa pregunta, estaba admitiendo que me gustaba...

Debido a nuestra situación en ese momento no quería que me gustara, lo odiaba de hecho. Cuanto más lo negaba a los ojos de todos, más me daba cuenta cuanto me gustaba. "No voy a hablarle más, no voy a quedar con él a solas, no voy a ir más los domingos a la playa..." eran cosas que me repetía en voz baja, que me eran imposible cumplir.
Cuando sonaba el maldito teléfono deseaba que fuera él, aunque solo fuera para decirme una chorrada, odiaba los fines de semana, era adicta a los domingos de playa, me había acostumbrado tanto a su bromas que si no las hacía las extrañaba, era feliz a mi manera, negándolo todo y viéndole de lejos. Pero nose en qué momento quise más, me arriesgué y me tiré a la piscina.

Poco a poco me iba gustando más y más. Sabía qué tanto me arriesgaba, sabía que cuanto más me acercara a él más enganchada iba a estar, no solo era un capricho pasajero y desde entonces lo sabía. Era consciente de cuanto me importaba. Pasaba las noches a su lado y deseaba que no se hiciera de día. Debo admitir que había noches en las que no dormía en absoluto, tenía demasiadas cosas en la cabeza o simplemente tengo unos hábitos de descanso horribles. Pero estaba contenta. Porque estaba compartiendo conmigo una parte de su tiempo y eso me hacía y me hace inmensamente feliz.

Me gusta cómo me trata, su mirada, su voz, sus besos, su personalidad, su cuerpo, sus ojos y miles de cosas más. Me alegro de que esté a mi lado en este momento, me hace feliz el simple hecho de escuchar su voz, tanto que yo misma me sorprendo. Me encanta que sea la excepción en muchos momentos. Por esto y muchos más, gracias amor.