♥Thanks to all♥

martes, 25 de enero de 2011

Un dulce sueño

Esto fue algo que escribí hace justo un mes...me sentía algo tímida para publicarlo,para mí está cargado de sentimientos puros así que espero que os guste.Un besito a todos los que me leen =) Y un gran GRACIAS.


Estaba amaneciendo, sentía como el sol poco a poco iba calentando cada parte de mi cuerpo,  abrí los ojos lentamente y observé el cielo, pero no un cielo normal azul, no, este era de un color rosado con pequeñas nubes. Allí tumbada mirando ese hermoso cielo me quedé observando cada detalle, un pájaro alzándose al vuelo, las nubes moviéndose con lentitud, el pequeño arcoíris que estaba apareciendo después  de haberse pasado toda la noche lloviendo, que precioso y perfecto era, me quedé allí tumbada hasta que lo vi desaparecer. Me senté a mira las bellas flores que me rodeaban, parecía el jardín de alguna princesa, había de todas clases, amapolas, rosas, lirios, margaritas, rosas…todas juntas haciendo el mejor paisaje que había visto en mi vida.

Me incorporé para ir a investigar, sentí frío, sentía las hierbas aún húmedas debajo de mis pies descalzos, me miré sorprendida porque no llevaba prenda alguna, y me sonrojé pero pensé “y ¿Quién me va a ver?” , no importaba pues estuve un buen rato parada en ese lugar y no vi pasar a nadie. Me sentía de maravilla así, jamás había estado desnuda en un lugar público, era como si le abrieras la jaula a un pájaro que durante años no había estado libre, era una sensación hermosa.
Eché a correr, no sé a dónde me dirigía pero daba igual; de repente frené al ver un enorme árbol, era grandioso, silenciosamente me acerqué y pude contemplar como un pequeño conejo huía de su cobijo del sol, me reí a carcajadas pues esto no me ocurriría donde vivo, nunca pasaría en la ciudad. Gateé hasta llegar al tronco, puse mi mano en él, era muy arrugado y estaba fresquito, cerré los ojos y me abracé a él durante un rato, escuchando cada movimiento de sus ramas, cada hoja que caía, me quedé sumergida en su mundo hasta que desperté recordando que tenía que seguir en mi investigación, le di un pequeño beso y le susurré “gracias”.
Estuve trotando y tatareando por un buen tiempo preguntándome si aquí no había más que flores, entonces pude escuchar el cauce de un río; recordando que tenía sed me dirigí hacia él con mi sentido del oído. Era precioso, el agua era cristalina, me acerqué al borde y me dispuse a beber un poco, estaba muy fría pero eso no me impidió que entrara para nadar y disfrutar un rato. Al principio me costaba un poco respira y aguantar el frío pero el buen tiempo que hacía ayudó a que entrara en calor, sumergí todo el cuerpo pues me encanta la sensación del pelo dentro del agua. Crucé el río y en la otra orilla me sequé el pelo como pude, ¡oh! Como echaba de menos tener al alcance un cepillo, pero qué puedo pedir se me encontraba en un maravilloso paisaje; noté como se me erizaban los vellos del frío pero rápidamente me sequé gracias al sol que hacía allí. Con mil hojas pegadas a los pies continué mi camino, y pude ver un árbol a lo lejos, cuando me estaba aproximando pude ver una casita de color rosa, la curiosidad me pudo y eché a andar hacia la casa pero cuándo estaba casi llegando me percaté que no tenía ropa, ¿Cómo iba a aparecer así? Me senté muy apenada pues la casita se veía muy bella y sentía mucha curiosidad por quien podría vivir allí. Pensé un plan, no era muy seguro, pero algo era algo, tenía que llegar a la casa fuese como fuese; así que a hurtadillas me fui acercando hasta que me situé cerca de una ventana…de repente ¡miau!, caí de espaldas, menudo susto más tonto pues era un gato ¡que si no podría hacer tal ruido!, detrás de la ventana había un gatito de pelo largo mirándome con sus ojitos negros, justo lo que me faltaba, un pequeño felino dentro para que me entrara más curiosidad. Me quedé observando la casa por dentro mucho tiempo, era como en un cuento, alfombras rosas, cortinas rosas, un pequeño juego de té en la mesa, todo estaba perfecto y al final unas escaleras que supongo que llevarían a un cuarto, pensé detenidamente y tanto rosa sólo podía significar una cosa…¡una chica! La casa tenía que ser de una chica, suspiré de alivio porque aun tratándose de una desconocida ya no me daba tanto pudor pedirle algo de ropa y comida.
Me acerqué a la puerta y toqué el timbre, pero no se escuchó nada. Apenada me alejé de allí y me tumbé a la sombra de un árbol que había cerca, miré el cielo y esta vez era más rosado con menos nubes y más pájaros volando, todo era maravilloso pero de repente sentí un vacío, algo dentro de mí faltaba…me levanté y estuve caminado un buen rato, observando el maravilloso paisaje, cada vez mas color de rosa, me paré sin darme cuenta sumergida en mis propios pensamientos cuando una dulce mariposa se me posó, hice que mi respiración fuera más pausada pues no quería que se fuese todavía, un rayo de sol iba directamente hacia la mariposa y pude contemplar cada color de sus alas, cada puntito brillante, sus antenas, de un color morado intenso era…pero ese momento no duró mucho porque echó a volar y junto a ella otra mariposa comenzó su vuelo; en ese instante pude recordar lo que me faltaba y ese eras tú, por muy hermoso que fuera el paisaje no era lo suficiente para estar verdaderamente feliz, sin tus manos a las que agarrar da igual cuanto caminara era demasiado, el tiempo se me hacía eterno sin tu presencia…Comencé a llorar hasta que no me quedó una lágrima más, sentada en esa pradera, desconsolada; Ahora ya puedo adivinar que significó el sueño. Sin ti mi amor da igual en qué lugar hermoso me encuentre porque nunca estaré del todo feliz, sin tus besos, sin tu sonrisa, sin tu voz…sin tus te quiero; por eso quiero hacerte saber cada segundo lo muy importante que eres en mi vida, contigo cariño hasta el fin del mundo…


6 comentarios:

`·.·•¤ Hanabi ¤•·.·´ dijo...

Como oí en una película: "La felicidad solo es real cuando es compartida". Y es muy cierto, podemos estar entre los mejores paisajes, entre flores y bajo un hermoso sol, sentirnos libres y plenos como esas mariposas que describiste, pero ¿De qué sirve si estás sola al final?

De verdad que me gustó mucho lo que escribiste, cada detalle es muy lindo, muy lindos paisajes y sensaciones.

¡Besitos!

Antonio Cardador dijo...

Hola, en primer lugar agradecerte por visitar mi espacio y dejar tu comentario. Los poemas son míos, las imágenes y la música no. Descubrí tu blog por casualidad y al ver que eras de la misma ciudad que yo me resultó gracioso esa coincidencia. Te seguiré porque realmente me gusta tus escritos. Un abrazo.

Mª del Mar dijo...

Mil gracias a los dos =) Ya os he escrito a ambos..pero aún así también os lo digo por aquí.
Un besito

V * dijo...

Tienes premio en mi blog!

Sofía dijo...

Cuando terminé de leer quedé woow :| que hermosa entrada♥ me enamoré lo escribiste vos ? si es así tenés un muy buen talento para la escritura :) Besito te sigo.-

Mª del Mar dijo...

Aaaaaay!!!Pero que verguenza =$ jaja me costo la vida publicarlo(como digo en la entrada).Lo escribí yo,buf le hice mil retoques una vez terminado y aún así sigo pensando que le falta algo.GRACIAS ante todo por el comentario y gracias por seguirme ^^
Besitos,hoy me subiste mucho el ánimo.